martes, 9 de junio de 2009

OBSEQUIOS Y REPRESALIAS

¿Como un perro puede decidir en temas de gran importancia?o simplemente no decidirlo, simplemente, ¿Como pueden dejar algo asi en manos de un perro enloquecido?.
Las respuestas a estas preguntas son las que mi alma esta buscando con tanto ainco y aun asi no es capaz de llegar auna conclusion, cuando dichas respuestas no llegan recurrimos a los grandes pensadores a aquellos que siempre tienen la respuesta, aparte del alma de la cual su respuesta desheche por no existir, hablo del corazon y la cabeza, es gracioso pensarlo, como obtener una respuesta clara a la pregunta que me hago de unos entes que prosiguen batallando sin cesar jamas.
Uno me dice que de segundas oportunidades me sirva, otro que esa segunda oportunidad sera mi perdicion, uno que esa oportunidad puede ser mi arrojo completo a la locura el contrario que puede salvarme de desvarios llevados por un pensamiento.......
Rock and Roll dice mi alma, dice mi ser, recurro a la musica, estrella que siempre me ha ayudado, pero esta vez no es ella quien me dara la respuesta....
Me llaman algunos y me refiero a mi mismo como a un perro, de algunos actos obtengo obsequios y de otros consigo replesalias aunque por el tiempo que aora corre solo se dignan a mirarme las represalias........
Mi pasado me persigue diciendome lo que podria pasarme y mientras siguen batallando los entes, las respuestas se pierden en la mar de la nada y yo poco a poco me covierto mas en un perro enloquecido.........
Pero este perro ladrara tarde o temprano............
Alex"inkompetente"

1 comentario:

  1. Y en manos de perros como tú suelen dejarse los asuntos importantes. Y si me permites, diré que eres uno de los perros más listos que conozco.
    Lucha de contrarios, cada uno aporta sus razones y éstas son igual de buenas en ambos lados, si bien tenemos la obligación de virar finalmente, escogiendo un rumbo y, por tanto, desechando el otro. Hagas lo que hagas, si consigues encontrarte bien contigo mismo, no te habrás equivocado.

    Sigue ladrando. Un abrazo.

    ResponderEliminar